El poder de uno: Un eclipse compartido

El domingo pasado tuvimos uno de los fenómenos más espectaculares que el espacio nos puede regalar. Por la noche compartía en mis redes una escena que me resultó tan fascinante como el mismo eclipse: un telescopio instalado en un cruce de calles y una larga fila de vecinos mirando al cielo, esperando con entusiasmo su turno para ver la luna ir desapareciendo ante la sombra de la tierra y terminar tiñéndose de rojo. Hoy quiero contarte un poco más sobre la historia de esa fotografía y del dueño de ese telescopio: Don Luis