Cuando el sobre análisis se vuelve inacción

En lo personal reconozco que tengo una tendencia a pensar demasiado las cosas, en general sé que esto me sucede cuando no tengo suficiente información, siento que hay demasiadas cosas fuera de mi control o cuando mi yo perfeccionista aparece y quiere resultados impecables. Manejar la incertidumbre es un tema con el que aun trabajo, tengo una tendencia a quedarme quieta… pensando. Al final el sobre análisis y la necesidad de tomar la decisión correcta me impiden pasar a la acción.

Aprender a soltar: cuando es necesario podar

A veces nosotros también tenemos hojas enfermas que no nos permiten crecer y que sólo absorben nuestra energía. Esas hojas enfermas pueden ser malos hábitos, relaciones, historias del pasado, creencias, heridas no sanadas, y un largo etcétera. Cuando una hoja no está bien, tenderá afectar a las otras y si no estamos atentos puede que terminé infectándolo todo. Por lo tanto, hasta que no dejemos ir esas historias o esas creencias, esas hojas enfermas, no podremos darnos la oportunidad de crear algo nuevo y nos estamos cerrando a las oportunidades.

Disciplina: una práctica de amor propio

La disciplina es una herramienta que nos permite llegar a nuestras metas, es a través de ella que podemos ser constantes y obtener resultados. Es la manera en damos el salto de tener sólo un sueño o una idea, a ver resultados tangibles. Por ello la disciplina no es un castigo, ni un sacrificio, sino una práctica de amor propio que nos permite dejar la satisfacción inmediata en favor de esa visión más grande que queremos de nosotros mismo.

Tus rutinas como aliadas

Por definición una rutina es una serie de hábitos ligados entre sí, de forma tal que se facilita su ejecución. Las rutinas pueden ser buenos anclajes para lograr objetivos, todo depende cómo las utilices y que tan consciente eres de la forma en que las construyes.