El faro en el camino: Sigue tu entusiasmo

Hoy tuve una reunión con mi contador, y mientras revisábamos tablas de Excel y me explicaba los detalles de los números y las cuentas, me llamó la atención el cariño, y sobre todo, el entusiasmo que le inspiraba hablarme de “cuadrar números” y “jugar con el presupuesto”. Sus ojos se iluminaban y no podía evitar sonreír ante la perspectiva de una tabla de Excel llena de números. Me queda claro que para muchos esas tablas pueden ser una pesadilla, sin embargo, me pareció bastante obvio que para él eran más bien un buen pretexto para divertirse.

DL_Sigue_tu_entusiasmo_1Mi contador trabaja en algo que le apasiona, y eso se refleja en el trato y cuidado con que atiende a cada uno de sus clientes. Cuando aquello que haces te entusiasma, el gusto que te genera se convierte en un gran motor para atender el día a día y hace una gran diferencia en la forma en que lo haces. Esto no significa que no haya dificultades, pero sí que para ti vale la pena. Hay un fragmento del libro de Elizabeth Gilbert La gran magia en el que ella explica que aquello que puedes llamar tu pasión es algo que te entusiasma a tal punto que estás dispuesto a “comer toda la mierda” que sea necesaria para seguir ese camino. Ella lo explica con su experiencia como escritora y la cantidad de negativas que recibió antes de poder publicar su primera novela. Todas esas cartas de rechazo, las batallas contra la página en blanco y los borradores que no llegaron a ninguna parte, constituyen la “mierda” que había que comer para seguir haciendo eso que ella amaba.

En los últimos días he conversado con varias personas con trabajos donde la diversión y el entusiasmo no existen que, a diferencia de mi contador, dedican sus días a actividades que no les generan genuino interés, y el sentimiento de frustración y decepción que expresan me hizo sentir que hay una gran cantidad de talento desperdiciado entre ellos. Entiendo que las circunstancias personales no siempre permiten seguir los caminos que quisiéramos, pero tomar la decisión dejar ir el entusiasmo por completo puede ser muy riesgoso en el largo plazo, sobre todo porque implica un desgaste emocional enorme, además de que te lleva a un mal desempeño y deja muy de lado la expresión de tu potencial.

DL_Sigue_tu_entusiasmo_2Encontrar aquello que te apasiona no siempre es fácil, pero saber lo que te entusiasma puede ser más sencillo y ese entusiasmo puede convertirse en un faro en el camino. Perseguir lo que nos entusiasma implica seguir aquello que hace tus ojos brillar y que pone una sonrisa en tu rostro, aun cuando haya días difíciles en los que hay que comer mierda. Aquello que de verdad te entusiasma dice mucho de ti mismo y normalmente te permite expresar tus mejores talentos. Cuando te conectas con eso te sientes expandido y tu creatividad fluye con mayor facilidad. Dedicar tus días a cosas que te hacen mostrar tu mejor versión sin duda suma a tu calidad de vida.

Tus pasiones son sólo tuyas, por eso, ese Elemento como lo llama Ken Robinson es totalmente diferente para cada uno de nosotros, para algunos puede ser la música o la escritura, o para otros pueden ser los números en una tabla de Excel o trabajar en una oficina. Ninguno es mejor que otro, lo importante es que sea realmente propio, lo que entusiasma a unos no necesariamente entusiasma otro. Por ello el abanico de quehaceres humanos es tan amplio, es gracias a esa diversidad que las expresiones humanas han logrado tantas maravillas.

Tus sueños, tus deseos y tus pasiones están ahí por una razón. Si más personas siguieran su entusiasmo y dedicarán sus días a explotar su Elemento veríamos realmente el potencial humano. Atreverse a seguir tu pasión requiere valor, pero la diferencia en el largo plazo es mucha. La invitación de hoy es simple: Haz aquello que te hace feliz

Gracias por leerme, hasta la próxima semana.

Deja un comentario